COMUNÍCATE CON TU PELUQUERO

¿Estás harto de llegar al barbero o la peluquería y quedarte en blanco? Has visto miles de cortes de pelo que te gustan pero a la hora de la verdad cuando llega el momento parece que hablas en chino al peluquero. ¡Nosotros te damos algunas tips para que comunicarte con él sea más fácil!

Una foto puede salvar tu pelo del desastre si no tienes ni idea de términos de peluquería. Aplica el dicho de toda la vida: ¡unaimagen vale más que mil palabras!. Si has visto un corte que te gusta de un famoso, un modelo o algún amigo en Instagram, guárdalo para cuando vayas a la peluquería. Eso sí, no te obsesiones con un corte de pelo porque no todos los pelos son iguales y puede que el corte que te gusta no sea el que mejor te sienta. Por tanto, Paso 1: Pedir lo que quieres (si es posible con foto incluida); Paso 2: escuchar al peluquero. Si tu pelo es muy denso, liso, rizado o pobre para el corte que te gusta, él te dará alternativas similares para tu tipo de pelo. 

El momento complicado ha llegado, no tienes ni idea de lo que quieres, ni por dónde empezar. Si vas a un buen peluquero te hará preguntas antes de ponerse manos a la obra para saber qué te gusta, qué haces p si le dedicas mucho tiempo al cuidado del cabello. Cuánto más sepa, mejor podrá ejecutar un corte que se adapte a ti. Si conoce tus hábitos y rutinas puede imaginar el corte que sea más manejable.

Se específico pero tampoco te las des de entendido si no tienes ni idea. Tu solito puedes provocar un auténtico desastre estético. No uses términos técnicos que no sabes muy bien que significan por si acaso. Fade, desfilado, capeado, vaciado o degradado también es arriesgado si no sabes exactamente lo que significan.  Si te hace una sugerencia y no lo tienes claro, haz preguntas. ¿Esto funcionará con mi pelo? ¿Le queda bien a mi forma facial? ¿Voy a tardar mucho en peinarme cada día? ¿Voy a necesitar otros productos? ¿Puedo peinarme de otra forma cuando no tenga ganas? El momento de aclarar esas dudas es YA, antes de que el estilista eche mano de la tijera.