Beauty & Fashion

¡DI ADIÓS A LOS CERCOS DE SUDOR!

El verano mola pero, a veces, te gustaría no pasarlo mal cada vez que tienes que levantar tus brazos o te toca saludar a alguien. Es ahí cuando aparecen los indeseados cercos de sudor, o simplemente, el sudor mismo. Estas manchas pueden dar una imagen de poca higiene personal o una imagen descuidada que nada tiene que ver con la realidad. Aunque en invierno sea más fácil de disimular (aunque no siempre) el problema aparece cuando vamos ligeritos de ropa y, sobre todo, con camisas o camisetas con tonalidades oscuras.

Pero, ¡tranquilo! no hace falta que te resignes. Hay medidas que puedes tomar para minimizar el efecto del sudor en tus prendas. Hay muchas soluciones para ti.

Es fundamental y recuérdalo cada vez que estés en los pasillos del supermercado, ¡debo comprar un desodorante antitranspirante! Estos desodorantes ayudan a controlar mejor el sudor y a paliar las manchas después del lavado. ¿Qué los diferencia? Los antitranspirantes ayudan a disminuir la producción de sudor. Las sales de aluminio, componente principal de los antitranspirantes se disuelven con la humedad sobre la superficie de la piel.  Y formará una película que ayudará a reducir la cantidad de sudor liberado. Un antitranspirante también puede ser un desodorante, porque puede controlar la sudoración, al mismo tiempo que contenie una fragancia. En cambio, el desodorante sólo es una fragancia que cubre el olor que producimos.

¡Ojo con las alergias! Si de repente sudas más con un desodorante que con otro puede ser por los componentes del mismo. El cuerpo recciona de manera natural sudando más.

En algunos casos, la manchas de sudor pueden ser provocadas por no esperar lo suficiente después de aplicarnos el desodorante. ¡Ten paciencia! Espera a que el desodorante se seque correctamente antes de vestirte.

El tejido de la ropa también es muy importante. Gastarnos un pelín más en algodón de buena calidad reducirá nuestros niveles de sudoración. También evitaremos las posibles alergias que nos puedan ocasionar los tejidos y nos harán sudar más. Pero si aún con todo te aparece el desagradable cerco, un truco para eliminarlo y evitar que se vaya extendiendo es  mojar la camisa para evitar que el cerco vaya extiendiéndose por todo el tejido. 

¡La talla también importa! Si llevas prendas demasiado ajustadas es más fácil que te aparezcan cercos en las camisas. Por eso, si quieres evitarlo debes usar ropa que te quede holgada.

Pero si sigues sudando como un pollo también es posible que tengas algún tipo de problema de sudoración. Para ello puedes utilizar un tratamiento nocturno para este tipo de problemas.